Política Exterior
Usted está en:  Portada  > Política Exterior
Intereses de la Política Exterior de Chile
Comparte :

Los intereses de la política exterior corresponden a las áreas relacionadas con el ámbito internacional que consideramos esenciales o críticas para el desarrollo nacional. En consecuencia, ellos constituyen los focos de atención principales en materia de relaciones internacionales, por lo que, en aplicación de los principios de la política exterior, orientan y definen la labor del Ministerio de Relaciones Exteriores.


1. Promover los intereses económicos de Chile y la asociación comercial con otros países


El desarrollo de nuestro país depende fuertemente del comercio exterior, y la política exterior es, cada día con mayor fuerza, un medio para favorecer la internacionalización de nuestra economía, fortalecer la promoción comercial y fomentar el desarrollo económico y social nacional. Dado que este desarrollo se encuentra directamente ligado a su capacidad exportadora, es de fundamental importancia que existan escenarios económicos globales que favorezcan el libre comercio internacional y la reducción de barreras comerciales de cualquier índole.


Sólo el establecimiento de condiciones que permitan el intercambio comercial libre garantizará que nuestras exportaciones puedan acceder a los principales mercados del mundo, competir en igualdad de condiciones y obtener beneficios que, finalmente, sustenten nuestro desarrollo nacional.


Nuestra política exterior busca proyectarnos a los principales centros comerciales del mundo y potenciar tanto la diversificación como el crecimiento de nuestras exportaciones a través de:


- La negociación, la implementación y administración de acuerdos comerciales;

- El desarrollo y promoción de las exportaciones de bienes y servicios;

- La atracción de inversiones; y

- La participación de Chile en foros y organismos económicos internacionales.

 

Para todo ello, se adoptan las acciones para contribuir al establecimiento de reglas y estándares internacionales en materia comercial que sustenten el desarrollo económico de Chile.


2. Contribuir al fortalecimiento de la integración regional

 

La globalización presenta oportunidades y desafíos a América Latina, tanto en su naturaleza como en su alcance. Creemos que para potenciar los beneficios de este proceso, América Latina debe incrementar la cooperación, asociación y complementariedad entre las naciones, pues ello favorece nuestro desarrollo individual y como región.


Por ello, la integración de Chile a la región se ha constituido en uno de los elementos más importantes de nuestra política exterior, lo cual se refleja en el significativo número de proyectos que, en diferentes áreas, se orientan a acercarnos a los países de la región bajo un marco de mutuo respeto y entendimiento.


En términos de énfasis, la atención se concentra en el desarrollo de la infraestructura regional, el fortalecimiento de la conectividad, la coordinación de políticas sociales, la reducción de la pobreza, la integración energética, el diálogo político y el libre comercio, objetivos que dan un sentido real a la idea de integración.

 

3. Fortalecer la imagen de Chile en el exterior


Como norma general, se puede afirmar que la capacidad de influencia de los Estados ya no depende exclusivamente de su poderío económico y militar, sino que, cada vez más, se vincula directamente con su imagen y credibilidad en el ámbito internacional.


Un objetivo fundamental del Ministerio de Relaciones Exteriores es la difusión de los aspectos positivos que caracterizan a nuestro país, incluyendo nuestra realidad política, económica, social y cultural. De esta forma, destacamos nuestras características de país plural, tolerante, comprometido con la sociedad internacional, vecino y socio confiable.


Dentro del esfuerzo que se realiza para dar a conocer a Chile en el exterior, tienen especial relevancia medidas tales como la promoción de la cooperación en las más diversas áreas, así como la participación de expertos nacionales en organismos internacionales, regionales y globales. Este esfuerzo permite, de manera importante, contrarrestar nuestra lejanía física de los polos de desarrollo mundiales, e incrementar el incipiente conocimiento que las distintas sociedades extranjeras tienen respecto de nuestra cultura y características como nación.


4. Contribuir al fortalecimiento del multilateralismo


Por nuestra particular estructura nacional y ubicación geográfica, alcanzar niveles de desarrollo como los que poseemos ha requerido de grandes esfuerzos. La experiencia adquirida en el proceso nos señala que el fortalecimiento del multilateralismo es esencial para las naciones de menor desarrollo relativo. Ello, por cuanto promueve la existencia de reglas y disciplinas internacionales transparentes, avaladas por un sistema internacional que otorgue oportunidades a todos sus actores. En un mundo globalizado, en el que la interacción de los Estados adquiere mayor dinamismo, el multilateralismo respetuoso de la pluralidad de visiones es una pieza fundamental para enfrentar los desafíos y aprovechar las nuevas oportunidades.


En este contexto, buscamos fortalecer nuestra presencia en los organismos internacionales y aportar al sistema multilateral nuestra propia visión y capacidades, haciendo realidad los principios que inspiran nuestra política exterior mediante la promoción de estándares, reglas y regímenes internacionales que permitan "gobernar la globalización" y enfrentar los nuevos desafíos. Promovemos un sistema internacional previsible, que cautele la dignidad humana, que garantice efectivamente el libre comercio, que permita la existencia de mecanismos de solución de controversias y que promueva un mundo más justo, pacífico, próspero y estable.


La acción efectiva por parte de la sociedad internacional depende de la existencia de instituciones capaces de proporcionar soluciones a los problemas de naturaleza global. Por esta razón, somos partidarios de fortalecer la Organización de las Naciones Unidas y la Organización de los Estados Americanos (OEA), y participar en otros foros especializados.


Nuestro accionar en las instancias multilaterales se concentra en tres ámbitos: el político, el económico y en los temas de la agenda global:


Ámbito político: Chile apoya y promueve el multilateralismo como el ámbito más apropiado para enfrentar los desafíos y oportunidades de la sociedad internacional, tales como el mantenimiento de la paz, la seguridad y la estabilidad mundial.


Ámbito económico: Chile promueve la creación de reglas y disciplinas claras y transparentes que den certidumbre a las operaciones de comercio exterior de nuestro país, dado que el desarrollo nacional depende de la calidad y nivel de su inserción económica internacional. En este sentido, nuestro interés es promover en los foros y organismos internacionales apropiados, incluida la Organización de las Naciones Unidas, la Organización Mundial del Comercio y las instituciones de Bretton Woods, un entorno económico favorable a un desarrollo sustentable para todas las naciones.


Temas de la agenda global: Promovemos la acción conjunta de las naciones en la agenda global en áreas tales como las amenazas a la seguridad, recursos naturales, energía, medio ambiente, desarrollo sustentable, cambio climático, ilícitos internacionales, pobreza y gobernabilidad.


5. Promover la paz y la seguridad internacional


Desde el fin de la Guerra Fría, el mundo enfrenta conflictos interestatales y amenazas globales que sobrepasan las capacidades de los Estados para hacerles frente de manera aislada, y demandan una acción conjunta para su tratamiento. Se constata un aumento en conflictos internos por motivaciones étnicas, religiosas o políticas, en especial en África. Entre las amenazas transnacionales se prevé la posibilidad de que aumente la posesión y proliferación de armas de destrucción masiva, que incremente el terrorismo internacional, que exista una propagación de enfermedades infecciosas, que crezca el número de ilícitos internacionales, que se acentúe la degradación del medioambiente y que se agudice la presión creciente sobre los recursos naturales, incluso más allá del territorio de cada país.


Enfrentados a este complejo escenario internacional, creemos que la responsabilidad de preservar la paz y la seguridad mundial corresponde a instancias colectivas, más que a respuestas unilaterales, las cuales pueden socavar los fundamentos jurídicos de la convivencia internacional. En este sentido, es importante promover instancias multilaterales de cooperación para reforzar los regímenes internacionales de seguridad, tales como el control de armas estratégicas, la prohibición de armas químicas, la no-proliferación nuclear y el desarme.

 

6. Promover los intereses marítimos y antárticos de Chile


Política marítima: El Derecho del Mar ha registrado importantes desarrollos durante los últimos años, en particular desde la entrada en vigor de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar en 1994. Chile tuvo un rol destacado en la negociación de ese tratado, uno de cuyos aspectos principales es la consagración de la Zona Económica Exclusiva, de especial importancia para nuestra actividad pesquera, así como en la preparación de instrumentos posteriores, como el Acuerdo de Nueva York sobre Especies Transzonales y Altamente Migratorias.


Hoy nuestro país sigue activo en la promoción de la gobernabilidad de los océanos a través del trabajo que en ese ámbito efectúa Naciones Unidas, la Organización Marítima Internacional, la Comisión Permanente del Pacífico Sur y la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos, entre otros.


Asimismo, en conjunto con Australia y Nueva Zelandia, Chile ha iniciado un proceso de negociación que involucra a más de 20 países y territorios, con miras a crear una Organización Regional de Ordenación Pesquera para el Pacífico Sur, una de las últimas extensiones de alta mar que aún no cuenta con un organismo para conservar los recursos marinos y administrar de manera sustentable las pesquerías.


Política antártica: Desde los inicios del siglo XX, la política antártica nacional ha estado orientada principalmente a la consolidación y fortalecimiento de los derechos soberanos de Chile en el sector que se proyecta hasta el Polo Sur entre los meridianos 53° y 90° de longitud oeste; a prevenir controversias internacionales que pudieren afectar la paz y convivencia en el continente; y, a partir de la negociación del Tratado Antártico y su adopción en 1959, a la promoción de los principios que establece dicho instrumento y a la consolidación de un sistema derivado del mismo, efectivo entre sus miembros y legítimo ante la sociedad internacional.


La vinculación de Chile con la Antártica se ha materializado en una presencia constante en el Territorio Chileno Antártico, con el aporte de las instituciones de la defensa nacional y del Ministerio de Relaciones Exteriores, en la participación activa de sus representantes y especialistas en los mecanismos y foros del Sistema del Tratado Antártico y en el desarrollo de investigaciones científico-tecnológicas, coordinadas por el Instituto Antártico Chileno.


7. Contribuir a la seguridad energética de Chile


El desarrollo económico de las naciones está relacionado con la existencia de fuentes confiables de suministro energético, sobre las que actualmente existe gran presión en cuanto a su creciente demanda y restringida oferta. En el caso específico de Chile, la escasez de fuentes energéticas propias y su lejanía, hace que nuestro desarrollo sea especialmente vulnerable a las fluctuaciones de los precios internacionales, así como a la seguridad de los suministros. Por ello, contribuir constantemente a la seguridad energética de Chile resulta un asunto esencial en la labor del Ministerio de Relaciones Exteriores.


Estamos comprometidos con el apoyo a la búsqueda de socios en el exterior, que garanticen suministros energéticos ambientalmente seguros y a precios accesibles. Ello, trabajando conjuntamente con los más importantes actores nacionales, facilitándoles nuestra vasta red internacional de contactos, permitiéndoles así diversificar nuestra matriz energética y contribuyendo, de esta manera, a nuestro desarrollo.


8. Contribuir a la inserción de Chile en las redes de ciencia y tecnología mundiales


La capacidad de las naciones de asegurar su constante desarrollo en un mundo globalizado depende en gran medida de su nivel de inserción en las redes internacionales del conocimiento, especialmente en materias de ciencia y tecnología. En los próximos años, la innovación y los avances científicos seguirán siendo importantes factores de cambio, responsables de la prosperidad y el bienestar de las sociedades.


Por ello, el Ministerio de Relaciones Exteriores se ha propuesto contribuir activamente al desarrollo de capacidades para la inserción de Chile en las redes internacionales de innovación tecnológica, de manera tal que nuestro país pueda obtener el mayor provecho de las oportunidades que ofrece el desarrollo global, minimizando los riesgos a él asociados.


El incremento de la cooperación internacional en ciencia y tecnología es un objetivo relevante para promover el desarrollo científico nacional y los procesos de transferencia tecnológica orientados a sectores productivos.

 

9. Difundir y promover la cultura chilena en el exterior


Complementariamente a la promoción del desarrollo económico y comercial, nuestro país despliega una activa política cultural, la cual está orientada a proyectar internacionalmente la imagen de Chile.Ello se realiza a través de distintos medios, entre los que destacan la participación de nuestros artistas en festivales internacionales, en bienales y en las más importantes instancias artísticas a nivel mundial, para dar a conocer las variadas disciplinas del arte y la cultura nacional.


10. Otorgar asistencia y protección consular a los chilenos en el exterior


Dentro de nuestra política exterior, el fortalecimiento de la identidad nacional, fomento de la asociatividad entre sus miembros y el establecimiento de las condiciones para posibilitar su contribución al desarrollo cultural, social y económico del país constituye un objetivo fundamental.


Tenemos un especial interés en promover un acercamiento cada vez mayor con la comunidad chilena en el exterior, la que se estima en 847 mil personas. Cifra que se incrementa al considerar la modificación constitucional mediante la cual se otorgó el derecho de adquirir la nacionalidad chilena a los hijos y nietos de chilenos nacidos en el exterior.


La mantención y fomento del vínculo a través de la asistencia y protección consular, así como a través de la promoción de nuestra cultura e identidad en esas comunidades residentes en el exterior es prioritario para el Ministerio de Relaciones Exteriores. Adicionalmente, considerando que el Programa de Gobierno contempla como meta implementar el ejercicio del derecho a sufragio en el exterior, es de nuestra competencia el seguimiento, manejo y desarrollo de esta meta presidencial.


Por otra parte, un fenómeno asociado a la globalización y al desarrollo económico de nuestro país es el creciente flujo de nacionales que viajan al exterior, ya sea por placer o negocios. En este sentido, el Ministerio de Relaciones Exteriores mantiene una amplia red de consulados alrededor del mundo, con el propósito de brindarles asistencia en caso de que lo requieran.